26 nov. 2010

Músicas y generaciones.

Leees cuento, que en Septiembre fue el cumpleaños no. 11 de mi hermana menor, y yo, como hermana mayor y apapachona que soy, decidí -en un acto de amor puro- darle un regalo a mi hermana que realmente desease, que significara algo para ella, algo que le encantara... aunque a mi no tanto.

La llevé al concierto de los Jonas Brothers. Si, afamado y sensual lector, así como lo oye, yo Andreinski Consuela Banana Hammock, fui a un concierto de los Jonas Brothers.

Pensé que si a mi a los 11 años alguien me hubiera llevado a ver a N'sync yo también me hubiera zurrado y hubiera amado eternamente a quien me hubiese llevado, hubiera atesorado el regalo y el recuerdo aunque pocos años después le negara al mundo e incluso a mi misma que alguna vez siquiera escuché sus canciones. Qué oso, goeeei

Pero así es una de mocosa, y es muy válido y que a mi no me gusten las canciones de la chaviza de ahorita no significa absolutamente nada, si yo tanto critiqué y reproché a mis padres nunca entender mi música (la de más adelantito, tipo 13 años cuando escuchaba harto mérol y nadie en la casa me aguantaba) ¿por qué caer yo en lo mismo con mi hermana? No, decidí que no iba a repetir patrones que a mi en su momento me cagaron el palo.

Me envolví en una mascada, una peluca y me puse unos lentes muy a la Jackie Onassis para ir a comprar los boletos sin ser reconocida por nadie.**

Llegó el día del concierto y yo seguía haciéndome mi cocowash al respecto, no es fácil, oigans, sé que ustedes me entienden. (¿¡Verdad!?)
También pensé que qué chafa es ir a un concierto con alguien que demuestra el entusiasmo de un palmito en vinagre, si ya estaba haciendo esto, lo iba a hacer bien, iba a dar el regalo completo: se hace todo o no se hace nada.

Llegamos al estadio 3 de marzo, le compré una camiseta a mi hermana y nos adentramos al lugar. Nuestros boletos eran de general (carísimos todos, por supuesto, estúpido y millonario Disney Channel, no me tienes muy contentita)
Abrió el concierto Demi Lovato y fue mi primera grata impresión de la tarde, la verdad mis respetos a la morrita, (dejemos de lado el hecho de que está buenísima y guapísima y traía un vestidito que dejaba ver sus suculentas piernas) tiene una gran gran voz, canta muy bien y en diferentes canciones tocó la guitarra acústica, eléctrica, el piano y en otras cantaba y bailaba a la perfección. Sus rolas no son algo que yo escucharía normalmente, pues no es mi estilo, pero de que se ve y se reconoce el talento y las tablas, la verdad si. Después salieron ya los hermanitos Jonáses y al ver que mi hermana estaba batallando para ver el escenario pues me la trepé en los hombros. Pasé con mi hermana encima de mi como medio concierto, ella gritaba y cantaba y se remolineaba y yo de repente sentía que me iba a dar un váguido. Si, si había más niñas encima de gente... pero niñas de 5 años en los hombros de sus PAPÁS, ¡no pubertas grandotas de 11 encima de sus hermanas de 20! Seguro era una imagen muy cagada para quien lo viera por fuera. La emoción de mi hermana lo valía todo.

En los momentos en que no estuvo encima de mis hombros o en mi espalda yo bailé y bailé junto con ella y wacha wacheaba sin ton ni son puesto que no me sé ni una rola pero había que hacer todo el show, yo estaba contenta por estar con mi hermana, porque ella lo estaba disfrutando y a eso le bailé. Una morrita de unos 12 años se nos acercó y nos preguntó si se podía quedar con nosotras, le dijimos que a huevo y muy emocionada se nos pegó y bailoteó con nosotras. Le pregunté que con quién venía, "con mi tío..." dijo apuntando hacia donde se encontraba el susodicho... recargado en los baños portátiles a punto de desfallecer de hueva y aburrimiento, ¡pobre chamaca! Ven, hay que hacer la faramalla completa, es culero ir con alguien que no se prende. El resto de la noche fue así, bailoteando, wacha-wacheando, subiendo y bajando a mi hermana de mis hombros y por mi parte, reconociendo que los morros la neta también tienen su chiste. No, no es el estilo de música que yo escucharía, pero también son morros con talento, mucha educación musical y letras que pues no nomás dicen "oh si baby, me gustas tanto, honey".

Me di cuenta que todos los que foreverean diciendo que la música está cada vez peor, que ya todo se hace por vender y que no hay talento, no se han puesto realmente a comparar. Mi generación fue la generación Boy band. Para ser Backstreet boy o N'sync boy no hacía falta nada más que estar carita, aprenderte una coreografía y hacer bonitas armonías, eso si era música muy pobre, esto no va por ahí. Los morros tocan todos varios instrumentos, escriben sus propias rolas, no son necesariamente caritas y en general, musicalmente hablando está mucho mejor que lo que se escuchaba en los 90's, así que mi manifiesto dice: no, la música NO va de mal en peor, ahora por lo menos tiene más sustancia y atención al talento que en mis infames -pero bien amados- 90's y esperemos que en la siguiente década mejore también.

Sobra decir que al día siguiente yo no me podía ni mover de dolor muscular, sentía ardientes piedras en mis hombros y cuello. Y lo volvería a hacer, mi hermana vale eso y mucho más. :)

Al que me juzgue por andar yendo a estas cosas, le hiede la cola. He dicho.

21 oct. 2010

Aprendiendo, endo, endo.

Si de algo estoy segura, es que nada se mantiene por demasiado tiempo. Cada que volteo la cabeza es para darme cuenta de que algo cambió y yo aquí estoy, agarrando las curvas cerradas, aprendiendo con poca gracia, tomando decisiones, levantándome y sacudiéndome la tierra de las rodillas.

Mi vida ha dado varias vueltas.

Como muchos ya saben, mi mamá se casó (y si lo supieron también recuerdan mi bromita del pastel de las chivas que pedí para su boda jijiji) y se fue a vivir a cd. Guzmán con mis hermanos, dejándonos así a mi abue y a mi en una casota a jugarle a la roommateada. Ha habido de todo, días muy buenos, días medio raros, malentendidos, pero también un gran acercamiento entre las dos, la neta es que tengo una abuela que es una chingonada de mujer. Si creyera en Dios, pensaría que me la enjaretó acertadamente porque tengo mucho que aprenderle. Como no creo, solo me da gusto tenerla conmigo. Es pesado llevar los gastos de una casa tan grande entre ella y yo nomás, pero ahí la llevamos, estamos aprendiendo sobre la marcha y creo que no lo hacemos tan mal.

Extraño cual loca desquiciada a mis hermanos, pero también agradezco haaarrto ya no vivir con mi mamá. La quiero enormemente pero la vida nos ha enseñado que somos bastante alérgicas la una a la otra y que de lejitos nos vemos más bonitas.

Mi roomie (osea mi agüela) se fue hace poco a pasar un rato en Tijuana, dejándome así la casa para mi solita lo cual ha incrementado la diversión en este cuchitril un 200% pero también, una vez pasada la novedad, inmediatamente me enfrenté de nuevo con que yo no sé estar sola y adopté a una prima que ahora vive aquí entre semana. Como además de eso vivo y muero por la gente que quiero, después adopté a otro amigo maltratado y si sigo así creo que cual Señora que rescata perritos callejeros tendré aquí a medio Guadalajara y mi mamá -que sigue siendo la dueña de la casa y de repente llega sin avisar- me va a coger tan duro que se me van a salir los ojos. Por las orejas. Así.

De entre toda la bola de chingaderas que he tenido que asimilar, el aprender a caerme bien en la soledad no ha sido una de ellas. Suena más complicado y dramático de lo que realmente es pero verán, no lo sé explicar de otra manera. Yo y mi cabeza no nos disfrutamos. No sé pasar más de 2 días sola porque el "yupiii, estoy solaaa" se evapora y se va tal como llegó. El gusto de andar por toda la casa bailando en calzones se apaga y muta en una sensación de ahogamiento que racionalizada sé que es muy tonta, pero sigue estando ahí. Está por demás decir que no me gusta sentirme así.

Me pregunto una y otra vez cómo chingados hacerle para no querer escapar de mi misma.

Las cosas no están tan mal. Yo soy la que no está tan bien... pero desea realmente estarlo. No solo de dientes (y dedos) para afuera, sino con auténtica convicción.

16 sept. 2010

Yo también opino.

Pero resulta que no está muy bien visto hacerlo si no coincido con la neutralidad de la mayoría.

Osea, está bien decir que lo del bicentenario es una pendejada pero nadamás, hay que salir y festejar y emborracharse y gritar "viva México" sin mucha convicción nomás por no dar la contra, porque qué tiene porque no pasa nada, es nomás celebrar porque hay que agrrarlo de pretexto, hombre o en su defecto, defender tu intenso amor por tu país como si se tratara de religión.

A mi me nace de lo más profundo de mi alma decir que me indignaba, me entristecía y me avergonzaba anoche ver las celebraciones en las televisiones del bar donde me encontraba echando el traguín. Fue en el momento en el que me salió decir "yo no sé qué celebran" cuando clorets saltó a mi yugular acusándome de rojilla y de contreras y comparando las celebraciones con una celebración de Navidad, cosa que para mi nunca tuvo sentido.

Como tampoco le encuentro sentido alguno al billete nuevo de 500. Ayer que lo vi en vivo por primera vez me dio un chingo de risa; está bonito, si, pero... ¿Diego Rivera y Frida Kahlo? ¡¡esos si eran bien pinche comunistas!! No, yo de plano no entendí el concepto que me vienen manejando.

Anyway...

Mientras veía los fuegos artificiales a todo lo que da y la develación de la magna estatua, por mi cabeza pasaban imágenes de instalaciones de agua potable en comunidades rurales, proyectos de investigación, reforestación, la urgente actualizada y mejorada que le hace falta a nuestro sistema educativo, la pobreza extrema. Los casi 3,000 millones de pesos que se gastaron en el circote que bueno, hasta repartidos entre los 106 millones de personas que somos en México nos habrían tocado como de a 28 varos por piocha.

Ahora si que como diría mi amigo Pintado: "No me mames ese huevo que me duele"

Yo patriota nunca he sido. Le tengo a México un cariño muy obvio, México es parte indiscutible y fundamental de lo que soy, de mi identidad, al igual que cualquiera que se haya criado aquí.
Este país tiene muchas cosas que encuentro entrañables, que disfruto, es inevitable, pero es el mismo sentimiento que le tendría a Francia si hubiera nacido en Francia o a Costa Rica si hubiera nacido en Costa Rica. Yo no siento un especial orgullo en ser mexicana, vamos, no es como si yo hubiera hecho algo para merecer o ganarme el privilegio de nacer donde nací, es algo fortuito en lo que mis méritos o falta de ellos no tienen nada que ver, por lo tanto no es algo que me pueda hacer sentir orgullosa. Que me guste es otra cosa y de muchísimas maneras si me gusta, es por eso y por ese cariño que le tengo como el que se le tiene a la nana de la infancia, que me da tristeza y pena no solo la situación actual del país sino las ganas tan cabronas del grueso de la población de meter la cabeza en la arena cual avestruz mientras mueven el bote al ritmo de alguna canción de Los Alacranes de sabedónde y Los Picadientes de sabequién.

Lamento no tener una actitud más cool y más de "nada me importa y nada me afecta" -que es lo aceptable- pero esto es lo que siento.

Que sobreviva México, cabrones.

2 ago. 2010

Demándenme.

Por abandono de blog.

Y si siento feo, no crean que no. La cosa esque entre el twitter, la chamba, la ropa tirada en mi cuarto y las loqueras que me asaltan ya no sé cuando, como ni qué bloggear pero lo extraño, mijos, lo extraño mucho.

Acaba de ser hace poco el primer aniversario de este mi pequeño rincón en el cyberespacio (sic) y no me paré aquí ni pa' echarle un pedo. Eso no se hace, pipols.

Así que ahorita en lo que espero a que mi madre pase por mi para ir a ver vestidos de novia (para ella) decidí hacer un post rapidín en el que puedan sentir todo mi amogg y extrañamiento.

Highlights de este tiempo que no he estado:

-Ya se va a casar mi madre. Se va a vivir a cd. Gooseman y se lleva a mis hermanos. No sé qué hacer con todo lo que siento.
-He conocido gente bien chidita con ésto de Twitter, está bien paike, pipols aunque me aleje aún más de mi blogsito.
-Ya me dieron la planta en la chamba. Yay!
Ya no soy pobre y aquí hay gente bien paike y gente más bien divertida, como la ya famosa #morradeallado que es un personajazo que no sabe uno si amar, odiar, patear o abrazar.
-Me agujerée la naríz =D
-Ya no sé qué más poner pero si han pasado más cosas... =/

En fin, ya me voy, seguro ya está afuera mi madre esperándome con los dientes rechinando porque "diario" salgo tarde.

Quiéroles.

Besos babeados,
Andreinski.

9 abr. 2010

Agridulce

¡Ya tengo trabajo!

...y zaz que me enfermo al 4to día de trabajo. #fail

Fue su culpa, el training room en el que estoy (que por cierto se llama "MAMMOGRAPHY" jijiji wtf) tiene un aire acondicionado que parece importado de Alaska.

Casi lo vale, porque es la onda que me pregunten en qué sala estoy y yo diga: "en la mamografía"

Así que aquí me tienen, con una voz bien sexy, dolor de cabeza y sueño, pensando en todo y en nada; en que ya me tengo que cortar las uñas de los pies y en como es que en escasos 4 días cumplo 20 añotes.

Marzo quedó marcado en el calendario como el mes de la agridulcez.

Fui a la boda de un primo. Algunos de ustedes afamados y sensuales lectores que ya medio me conocen saben que AMO las bodas. Desde la guapeada y entaconada hasta la tijereada de vestidos y peinados, el intenso bailongo, los padrinos borrachos, las tías copetudas, los jotecitos de los grupos versátiles. Las bodas -mientras no sean de uno- son muy divertidas y yo las llevo en mi corazón.

Ésta no estuvo taaaan divertida, era muy fresa, a mi me gusta más el guapachosor, aquí había mucho tapatío de alto pedo y esas mamonadas que la neta nunca han sido lo mío, pero tuvo sus momentos.

Mi papá me sacó a bailar. Pocas cosas hay en la vida más "agusto" que bailar con mi papá. Baila muy bien, muy fluído, guía perfecto... como flotando. Mientras sonaba el danzón, recargamos nuestras cabezas una con otra, cerré los ojos y mientras me dejaba llevar por él, me di cuenta que los mejores momentos que he vivido con mi papá en los últimos 10 años han sido bailando. Y no han sido muchos.
Doy gracias de que nos guste bailar y que sea tan lindo bailar con él, porque cuando se baila no se habla... y eso me alegra de la misma manera que hace un nudo en mi garganta.

Entrada la fiesta y los alipuses, la nueva novia de mi hermano el "raro" (tengo 4 medios hermanos más grandes que yo de los que ya les contaré porque es harina de otro costal) ya andaba bastante jarra. Yo no la conocía hasta ese día, al principio me cayó muy bien porque no es apretada ni fresa y se ve que quiere mucho a mi hermano. En una de las sentadas que se permite uno entre canción y canción para rehidratarse, me invitó un cigarrito y me empezó a hablar de ella. Empezó a contarme que es vidente, que se dedica a hacer "trabajos" de ondas esotéricas, que se pelea con los demonios y que siempre ha estado "en contacto con lo sobrenatural", que los fantasmas la buscan, que una vez mató a alguien con sus puros poderes mentales y la ñonga capeada y que-sabe-qué.

Pueden imaginar que para entonces yo ya sentía más lástima que otra cosa, quería cagarme de risa, me daba pena ajena, empezaban a acabárseme las frases para responderle sin "no mames".

Y en eso estaba yo cuando de repente algo en mi cabeza me dijo: deberías tenerle algo de envidia.

Ella, que es de mi edad, está CONVENCIDA de cual es su motivo en la vida. Ella sabe a qué vino, no tiene dudas al respecto, le gusta lo que hace y lo que ella ve como "sus dones", es feliz con lo que cree que ella es y su misión.

¿yo? Jamás he tenido ni una puta idea.

No sé exactamente ni qué chingados quiero, mucho menos cual es mi putas "propósito" en el cochino mundo. Algo en mí quisiera tener eso que ella tiene, esa absoluta certeza de su papel en la Tierra. Siempre voy por ahí nomás, sin un punto fijo en el mapa, sin saber "de qué se trata" la vida de Andreinski, sin esa conciencia de sí mismo que muchas veces hace falta para saber pa' onde jalar.

Si me tripea ese pedo, lo único que me queda es saber que aunque no sé nada de nada, me he divertido un chingo tratando de averiguarlo.

19 mar. 2010

La de tiempo

que hace que no escribo, ¿vea?

Vergüenza debería de darme pero no, no me da.

La de cooosas que no les he contado. jujuju *se abanica con la mano*

Sigo sin trabajo.

Una im-por-tan-te empresa está jugando a que me contrata pero se tarda en hacerlo, se están dando a desear, básicamente. Me da esperanzas que mi madre trabajaba ahí y todos la aman y tiene como mil palancas así que seguramente si me contratarán, solo debo esperar.

¡Pero qué chafa es esperar!

Estoy en números no rojos, rojísimos. Hasta a mi abuela le debo como 200 varos, si eso no es estar en el hoyo, yo no sé que es.

Mas sin embargo pero aún y no obstante lo anterior: me la he pasado pasié y pasié.

Precisamente el fin de semana pasado anduve en las Vallartas y me la pasé bieeen chingón patrocinada por la hermosa y nunca bien ponderada Lore a quien seguro recuerdan de posts pasados y si no, deberían, es bien paike.

Conocí a la bebé Zoé, mi nueva sobrinita, hija de una de mis mejores y más chairas amigas que se casó con un wey adorabilísimo y pior de chairo que ella: los amo.
De verdad era esperanzador verlos juntos, tan felices, tan enamorados y tan chairos, nomás faltaba que bajasen a la playa deslizando por un arcoiris de algodón y malvavisco mientras pequeños charales acomodan flores en sus ropajes y de los pañales de la niña brotan miel y bayas frescas.

Regresando a Guanatos la realidad era menos amable... mucho menos amable.
En mi casa las cosas son harto estresantes PEEEERO, llegó Garrafa a mi apestosa vida.

De un horroroso y hediondo refugio adopté a una perrita bella que originalmente ni era para mi. Su destino se suponía que era terminar en casa de una tía que está muy sola, unas primas y yo habíamos decidido hacerle ese regalo. Así que con todo mi cariño fui a buscarla y desde que la conocí me enamoré de ella, días después fui a recogerla, la nombré (si, Garrafa es un fantástico nombre para una perra, lo sé) la cuidé, bañé, amé, des-garrapaté (porque me la entregaron toda pulgosa y garrapatienta) y la tuve unos días antes de que hiciéramos la entrega, la verdad es que nos encariñamos ella y yo bien bien cabrón. Aún así, sabía que su destino era alegrar la vida de dicha tía así que un trágico domingo fuimos todas muy guapas y entusiasmadas a llevar a Garrafa a su casa y ándale que ¡NO LA QUISO!

La neta si me agüité y me apachurré un rato porque pos pobrecita, ¡me la rechazaron a mi bebé! pero mentiría si dijera que no me alegré después, ahora Garrafa está conmigo y ha tenido un impacto muy positivo en mi vida, la amo, amo cuidar de ella y ella me ama aún más, juro que me ve con un agradecimiento que nunca había visto en ningún otro animal. ¡Me cuida! está re cagado porque en mi casa me he vuelto medio intocable, mi hermana OSÓ soltarme un manotazo el otro día y Garrafa le gruñó bien chido jujuju, mi mamá OSÓ gritarme (como siempre lo hace) y también a ella se le puso al brinco... ¡es la onda!

Conózcanla:


Esa mirada me mata.


Besos babeados,
Andreinski.

24 feb. 2010

La llorona de Quitupan pt.2

En eso llegó la Calabaza con su papá de Atotonilco y corrió a saludarme. Me preguntó que qué pedo con la chamaca y le platiqué lo que sucedía. ''Ah, órale'' me dijo y se metió a su casa a cambiarse. ''¡Ahorita salgo!''

Decidí llegar a la tienda de abarrotes que estaba en la esquina de la calle donde la encontré, tal vez ahí la conocerían, tal vez ahí había comprado lo que traía, tal vez conocían a su pirujona madre... total, es un pueblo de quince putas calles, a huevo se conoce todo mundo.

-Buenas tardes, señora, disculpe, no conoce a ''Yola'', me parece que vive por éstas dos cuadras
-¿Qué? ¿Cuál Yola? ¡Yo que voy a saber de Yola! ¿Cuál Yola? ¡¿a mi qué me dices de Yola?!
-Gracias

Y me salí. Estúpida vieja mula mamona.

Así recorrimos muchas calles buscando a alguien que mi Jenny reconociera.

Calabaza llegó junto con su novio y nos preguntó si había habido algún progreso en nuestra búsqueda. Nada

''¡Ay, vamos todos a buscar!'' -dijo Calabaza

Le hizo las mismas preguntas que yo a Jenny, caminamos por esa misma calle hacia abajo buscando la casa de ''agüelitos''... quisimos dejar que Jenny nos guiara pero de plano nomás nos hacia caminar tantito y luego le preguntábamos donde y solo decia ''lejo lejo'' y se quedaba callada, estaba bastante desubicada..

Ash, ya hay que dejarla aquí ya me enfadé -dijo Calabaza
¡¡Por supuesto que no!!! - respondí.
Váyanse ustedes si quieren, Jenny y yo vamos a seguir.

-Ay pero así andan los niños aquí.. como perritos por todos lados y luego se van a sus casas. -dijo el novio de Calabaza
-Si además... está feita.
-¡¡¡Cállense!!! Claro que no. -les contesté enérgicamente tapándole las orejas a Jenny.
-Si we, ya déjala, aparte está media tontita.
-¡¡¡Ya váyanse!!! Vámonos Jenny...

La metí a la casa y le lavé la carita y las manitas porque estaba toda chorreada y chamagosa la chamaca.

-Ay bueno, ya... vamos a la plaza por unos pepinos. -sugirió Calabaza.

Yo que me cagaba de hambre y me ardían bien cabrón los hombros, moría por un poco de sombra y una jícama con limón. Invité a Jenny a la plaza y se rehusaba a ir. ''Quiero ir a la tienda'' me dijo.
-Bueno, pero ahí te quedas y ahorita vengo por ti.
-ajá

Camino a la plaza volteé con Calabaza y le dije:
-Ahh por cierto... ¡esa pinche vieja de la tienda es una mamona hija de su re-mulísima madre!
-...Es mi tía

¡PLOP! Gadamadre, siempre me pasan esas cosas.

¡Pero ven! ¡En esos pinches pueblos todo mundo se conoce!

Total que rapidito fuimos por los pepinos y jícamas y cuando regresé por mi niña... se había ido ; _ ;

Mi Jenny no estaba.
Salí a buscarla por los alrededores y nada que la encontré.
"Aish, qué bueno eh, la neta.... ya me había enfadado..."

Y puras cosas desas me decían todos ; _ ;

Después de buscarla un ratote cual versión chafa de la llorona, me resigné por fin.

Por la noche el novio de la Calabaza nos llevó a unos tacos "quesque muy buenos".

En los tacos:
-A mi me trae una flauta de queso y un taco de picadillo
Señora de los tacos: mm... ¿una flauta de picadillo y un taco de queso?
-No, al revés.
Sra: No, pero asi... esque luego me confundo...
- (¡no mamar!) ejem, apréndaselo bien, ya verá que no se confunde.
Sra: ¿Y qué les traigo de tomar?
Zunhy: Tiene casi de todos los refrescos...
Yo: ¿Tiene agua natural?
Sra: no
Yo: ¿Tiene peñafiel de fresa?
Sra: Si
Yo: Ah, enton...
Sra: pero de naranja...


¡Chingo a mi madre!

Yo: Tráigame un seven
Sra: ¿El del siete?
Yo: si
Sra: Ah, así dígame porque me confundo...

Fracaso, fracaso, fracaso. Me pregunto como es que ésta señora ha tan siquiera SOBREVIVIDO en éste mundo con el cerebro de cereza deshidratada que tiene. La gente pendeja puede ser fuente de tantas inverosímiles carcajadas...

Al día siguiente, ya que nos íbamos, mientras cargábamos a la camioneta, a lo lejos escuché que me gritaron:
¡Andea!
Voltée y ¡¡¡era mi Jenny!!!
¡¡Adiós!! -le grité
Iba de la mano de una doña rumbo a misa. Seguramente la ñora ni en cuenta de nuestra intensa aventura.

Adoro pueblear, pero definitivamente soy un bicho de ciudad.


Besos babeados.

23 feb. 2010

Remembrando pueblecillos.

Ahora que fueron las fiestas de Quitupan (pueblito jalisciense) recordé aquél viajecito que hice con la Calabaza hace poco más de un año a aquellas tierras.

¿Quitupan? Me pregunté yo ese lunes en el que me lo dijo para invitarme... ¿¡que voy a andar haciendo en un pueblito bicicletero en mis super days off?!

Tenía más ganas de ir a Atotonilco... siempre he soñado con cantar en el kiosco de su plaza:
"No ti'andes por las ramas uy uy uy uy uy uy camina trenecito que a Atotonilco voooy, ya parece que en la estación, da brinquitooos mi corazón" así con voz de viejecita de templo y toda la cosa.

Finalmente en la mañana del viernes ya no parecía tan mala idea y decidí darme mi baño silvestre.
Llegamos a desayunar primero a San Luis Soyatlán, con ''Las gordas''.
Las gordas tenían harta comida en dudoso estado higiénico y preferí aguantarme el hambre... no es que sea yo toda delicagadita, esque en verdad las moscas dándose el festín me desmotivaban.
La mamá de Calabaza me dio a probar una cosa que llaman ''Camote del cerro'' y no mamar, sabía de la chingada, nomás se reían todos de mis caras y por unos momentos me sentí la fresa apestada del grupo, nunca en mi vida me había pasado eso, pipols, está re gacho.

Llegamos a Quitupan, barrimos la casa, me dieron un tour y después me senté en la cocina con la abuelita a comer... ¿ya mencioné que me gusta platicar con viejitos? Estuve fácil 2 horas escuchándola platicarme de su infancia y adolescencia y me sentía fascinada.

Caminando sola por la calle me encontré a una niña chiquita sentada en la banqueta llorando diciendo ''Mamii mamii''
Me senté a su lado y le pregunté que pasaba.
-Me dejaron solita
-¿Y dónde vives?
-lejos lejos

Ja! en ese pueblito no existe lo lejos.

-Mmm ¿cómo se llama tu mamá?
-Yola
-¿Y con quién estabas que te dejaron solita?
-Mi agüelita me dio dinero pa' comprar y cuando volví me dejaron solita

Supuse que ahí en esa casa donde la encontré vivían sus agüelitos pero resultó que no había nadie...

¡En ningún lado había nadie! Las calles estaban solas...

Aquí es donde empieza la aventura llamada...

(por favor no se roben mi arte que mi mucho trabajo y talento me costó)

¿Cómo se llaman tus abuelitos?
-msta, ¡ps asi! ¡agüelitos!
-Hmm, ¿y sabes donde puede estar tu mami?
-Con María
-Y ¿dónde vive María?
-Lejo lejo

En eso venía pasando la mamá de Calabaza y le dije
¡Señora! ¿Donde vive María? ¿Conoce a Yola?

-¿Yola?... uy mija, es la piruja del pueblo, seguro ha de andar dando un servicio.

Cada quién hace lo que quiera, pero descuidar a su hija por irse a putear son mamadas, la verdad.

-¿Y María? ¿Dónde encuentro a María?
-Ah mira mija, ahí arriba del cerro después de ese portón negro.


Y allá vamos Jenny y yo por el terregal caminando de subida viendo las vacas y las lagartijas. Jenny traía un bombón de esos recubiertos de chocolate en la mano que nomás se batía más cada vez. Le pregunté porqué no se lo comía y me dijo ''Es pa' mi hermanito José'' ...y ahí anduvo con el bombón en la mano ya todo derretido y manoseado. También traía un juguito de naranja que se tomaba de una manera muy peculiar y cada vez se le derramaba.

Finalmente llegamos a la casa de la tal María y NADIE nos abrió.
Comenzamos nuestro descenso un poco decepcionadas y sin saber muy bien nuestra siguiente movida. Los hombros me ardían, soy re jota para el sol.


Escuchamos muy cerca un mugido fuerte y cuando volteamos, vimos a una vaca loca y desquiciada que se dirigía a nosotros a una velocidad bastante considerable.

¡Córrele Jenny!

La agarré más fuerte de la mano y corrimos cuesta abajo sin voltear hacia atrás. Llegamos todas bofeadas hasta abajo y la vaca ya no estaba.

Pinches vacas, me gustan más en tacos.

Continuará...

4 feb. 2010

De patines, caídas, almohadas y conclusiones.

Hoy me acordé de mi primer par de patines. Eran negros con brillitos y las cintas con que se abrochaban eran moradas. Un sueño. Me los ponía y me sentía como una celebridad, una tambaleante, torpe y sonriente celebridad.

Con la pijama todavía puesta me salí con mis patines al patio a aprender el fino arte de la patinada. Me caí de puro sentón como cuatro veces, ya me dolía hasta la columna, ya mero me iba a poner a llorar, pero antes de verme caer una quinta vez, llegó mi madre con una almohada y un mecate; me puso la almohada en las nalgas y la aseguró a mi cadera con el mecate. Como pa' video de llutub, pipols. Ahí andaba yo a los pocos minutos: por toda la banqueta de mi cuadra con mis flamantes patines en línea y mi almohadota en el culo. Me caía y me levantaba como si nada hubiera pasado, feliz de la vida.

Tal escena solo puede tener una explicación: mi mamá es la hija perdida de MacGyver.

31 ene. 2010

Al hombrecillo de mi vida.

Jamás me importará que apestes a sudor viejo de ocho días sin bañarte -maldito cochino- yo seguiré pegando mi nariz a tu cuello y besándote todita la cara.
Siempre reiré como loca cada vez que te caigas, pero seré la primera en ayudarte y curar tus raspones al tiempo que te hago burla por lo chillón y exagerado que siempre has sido y siempre serás.
Nunca me volveré inmune a tus barberas manipulaciones de domingo por la mañana, en realidad disfruto mucho hacerte de desayunar los chilaquiles que te encantan y sentarme contigo a la mesa a escucharte decir las mejores babosadas que me hacen reír.
Siempre amaré ese humor tan inteligente, ácido y sarcástico que tienes, desde muy chiquito nos sacabas a todos de pedo con los comentarios que hacías, yo siempre me meaba de risa, mi mamá pelaba los ojos y ladeaba la cabeza como pensando "si así es a los 6, como será a los 20..." la verdad: yo pienso lo mismo todo el tiempo y no puedo esperar a oírte decir tus primeros albures y sentirme una proud big sistah.
Nunca te faltará un hombro donde llorar cuando alguna pinche mocosa te rompa el corazón y nunca habrá chamaca lo suficientemente buena para ti.
Siempre atesoraré cada una de las pecas que habitan en tu rostro.
Siempre estarán mis oídos para escucharte y mis brazos para estrujarte y abrazarte fuerte hasta que me grites que te deje en paz.
Nunca habrá nada ni nadie que me detenga para llegar a ti, nunca habrá sueño ni cansancio que me impidan velar tu sueño cuando te sientas mal, nunca me faltarán fuerzas para amarte, nunca dejaré de protegerte, nunca nadie te adorará como te adoro yo.

Te amo, Ro.

25 ene. 2010

Agarrando vuelo.

Pues ya, después del año alemán es momento de terminar la prepa.

Hoy fui a la oficina matriz de la SEP a una plática de introducción para terminar la preparatoria abierta y estuvo bien chistosito.

Llegué un par de minutos tarde (noncontraba la oficina ; _ ;) y entré con la cola entre las patas mientras sentía las miradas de gente tan variada como extraña.
La asesora encargada de la plática: morena güera a huevo que hablaba con una flojera que juro la tornaba igualita a Igor el burrito de Winnie Pooh.
Entre los compañeritos se encontraban un par de señoras copetudas, morritas chistositas mil y un vato bien mamado con camiseta de golpeamujeres que después me platicó -sin que yo le preguntara- que era estríper. ¿Quéeee tal? Eramos pura gente bien fashion.

Total que no está tan sencillo como creí que estaría, si es un rollito pero me emociona volver a estudiar, me hace mucha falta y es algo que si me gusta. Ya me estoy saboreando el olor a libros nuevos. Mmmmmh n_n

· · ·

Tijuana por cachitos.

TENGO que contarles de mi tía la loca cristiana.
Le amo un chingo porque antes de convertirse en una cristiana fanática era la pura piña con chile y ahora pues sigue siendo mi tía y sigue queriéndome un chingo y todo pero pos... ya no es lo mismo. Platicar con ella se ha vuelto una carrera de obstáculos en la que mientras el camino está lisito todo va chido pero de repente salen los baches y yo debo esquivarlos con habilidad y es una chinga.

Resuuuulta que estaba yo en su casa haciendo galletas y cosas bien nice cuando de repente mi primito más chiquito (una hermosura de chamaco) empezó a hacer un berrinche loco por sabequé cosa y después de muchos intentos por parte de mi tía para que se calmara que se para la seño y de un cajón sacó una tablita bellamente lijada y barnizada, agarró al chamaquito y bolas le surtió dos nalgadillas con la infame vara. Se me hizo bien raro que no le diera con la mano a la antigua usanza de las madres mexicanas y luego vi la tablita y no mamar... era una tablita para corregir a tu chilpayate ¡¡según las escrituras!!

Por un lado decía “CORRIGE A TU HIJO, Y TE DARÁ DESCANSO” proverbios 29:17
y por el otro "MAS EL QUE LO AMA, LO CORRIGE" proverbios 26:13

(Imagen de la infame varita tomada de internet, no tuve oportunidad de tomarle foto a la de mi tía)

Yo no sabía si tirarme a llorar o cagarme de la risa.
Cuando mi tía se fue a sus cosas bíblicas de todos los días mi primo mayor y yo nos correteamos miados de risa por toda la casa en un duelo fatal con la tablita, jujuju.

Pero en serio... ¿Qué pedo con la gente?

No cabe duda que la religión es el cocowash más cabrón que existe, y cómo no va a serlo después de tantos años de perfeccionar la técnica.

Dios y la birjensita me libren u_u




21 ene. 2010

Zenobia.

¡Ya!

Terminó mi tour por el momento. Anoche regresé a mi Guadalajarrita y regresé con haaaartas cosas que contarles. Definitivamente Tijuana es buena para mí.

Peeero. No será hoy. No. Porque platicando con Kelly me acordé de como fue que me convertí en Zenobia y para los que luego no entienden nuestras curas en Twitter decidí que sería bueno contar la historia, y para los que les vale madres y ni cuenta se han dado de las curas y ni saben quien es Kelly ni me leen en Twitter: también. =D

Starbucks... oooh Starbucks y sus caféseses que la mitad del tiempo no tienen nada de café. Con todo y que reconozco sus deficiencias, yo CONFIESO ante ustedes sensuales y afamados lectores, que disfruto muchas de sus bebidas. Unas saben a jot keiks, unos smoothies que hacían (no sé si aún hagan, tengo mil años sin ir) de maracuyá me alegran la panza y simplemente el lugar en sí nunca me ha resultado desagradable. Con mi amigo D solía ir de vez en cuando y después con Lagartija y Kelly también. En algún momento me dio por cambiarme el nombre cada vez que iba a alguno, me daba risita que me preguntara el cajero mi nombre y yo en el momento sacarme alguno acá domingerón de la manga, siempre desconcertaba a mis acompañantes.
En una ocasión con D y Kelly en Starbucks centro Magno, después de pedir mi rico smoothie llegó la pregunta: ¿Cómo te llamas?

-Zenobia. Con Z.

Diego y Kelly hicieron ambos cara de que se les iba a salir la diarrea risoria. Yo: muy seria.

-¿Cómo?
-Zenobia. Con Z. Bueno, "Zeno" pa' los cuates.

El cajerito se veía que también moría por reírse pero no quería faltarme al respeto... no a mí, no a Zeno.
Ya que se volteó a hacer mi bebida noté que hizo más esfuerzos por no carcajearse, cuando estuvo lista, la morrita que me entregó mi bebida gritó a los cuatro vientos "ZENOBIAAA" con la risa ahogada. Yo: muy seria... pero por dentro divertidísima.

Desde entonces Kelly se enamoró de mí. Bueno... de Zenobia. Ahora nuestros alter egos mantienen un tórrido romance.

La próxima vez me llamaré Hacinta con H.

8 ene. 2010

Opdeit.

Taaaantas cosas por contar y el puro abandono por acá, pero existen varias razones:

1. Ando emo. Ya lo saben, ya lo he escrito y pues está medio culero estar todo un mes posteando azotes de lo mismo, qué hueva ¿no?
2. Ando de pata de perro. Mi super tour que empezó en cd. Obregón estuvo chido pero jamás encontré manera de escribir propiamente en ése teclado del demonio (sin acentos brrr) y así yo no puedo vivir. Incluso me restringía mucho pa tuitear, así de grave era.
3. Acumulación. Hay demasiadas cosas en mi cabeza que no sé bien cómo ordenar.

Estas fechas decembrinas generalmente pasaban por mi cuerpo sin pena ni gloria... hasta éste año. En menos de un mes he subido como 5 putos kilotes, soy un cachalote, pero esque a los tacos de Sonora, a las coyotas y demás es un crimen decirles que no. Ya empecé a bajarle a la tragadera, esperemos prontos resultados.

Y ahorita me encuentro felizmente frente a un teclado con acentos en Tijuana, disfrutando de buenas pláticas y buena música.
Antier fui al centro a una cantina así rascuachísima como me gustan, Zacazonapan creo que se llama. Harto bonito.
Después a dos barecitos kitschones, en uno tenían música delicioooosa y mezcales de sabores.
Hoy habrá concierto chidito en el Lugar del Nopal (lectores tijuanenses, manifiéstense y vamos).

No sé qué más escribir, estoy toda bloqueada y apendejada, creo que las tortillas de harina se me adhirieron al cerebro formando una capa de masa pegajosa que no me deja pensar de manera normal... bueno, normal es un decir, supongo que se dieron cuenta.

Nos vemos pronto (espero) cuando tenga yo algo más interesante que contarles, le tengo fé a ésta loca ciudad.

Besos babeados,
Andreinski

Ent