26 nov. 2010

Músicas y generaciones.

Leees cuento, que en Septiembre fue el cumpleaños no. 11 de mi hermana menor, y yo, como hermana mayor y apapachona que soy, decidí -en un acto de amor puro- darle un regalo a mi hermana que realmente desease, que significara algo para ella, algo que le encantara... aunque a mi no tanto.

La llevé al concierto de los Jonas Brothers. Si, afamado y sensual lector, así como lo oye, yo Andreinski Consuela Banana Hammock, fui a un concierto de los Jonas Brothers.

Pensé que si a mi a los 11 años alguien me hubiera llevado a ver a N'sync yo también me hubiera zurrado y hubiera amado eternamente a quien me hubiese llevado, hubiera atesorado el regalo y el recuerdo aunque pocos años después le negara al mundo e incluso a mi misma que alguna vez siquiera escuché sus canciones. Qué oso, goeeei

Pero así es una de mocosa, y es muy válido y que a mi no me gusten las canciones de la chaviza de ahorita no significa absolutamente nada, si yo tanto critiqué y reproché a mis padres nunca entender mi música (la de más adelantito, tipo 13 años cuando escuchaba harto mérol y nadie en la casa me aguantaba) ¿por qué caer yo en lo mismo con mi hermana? No, decidí que no iba a repetir patrones que a mi en su momento me cagaron el palo.

Me envolví en una mascada, una peluca y me puse unos lentes muy a la Jackie Onassis para ir a comprar los boletos sin ser reconocida por nadie.**

Llegó el día del concierto y yo seguía haciéndome mi cocowash al respecto, no es fácil, oigans, sé que ustedes me entienden. (¿¡Verdad!?)
También pensé que qué chafa es ir a un concierto con alguien que demuestra el entusiasmo de un palmito en vinagre, si ya estaba haciendo esto, lo iba a hacer bien, iba a dar el regalo completo: se hace todo o no se hace nada.

Llegamos al estadio 3 de marzo, le compré una camiseta a mi hermana y nos adentramos al lugar. Nuestros boletos eran de general (carísimos todos, por supuesto, estúpido y millonario Disney Channel, no me tienes muy contentita)
Abrió el concierto Demi Lovato y fue mi primera grata impresión de la tarde, la verdad mis respetos a la morrita, (dejemos de lado el hecho de que está buenísima y guapísima y traía un vestidito que dejaba ver sus suculentas piernas) tiene una gran gran voz, canta muy bien y en diferentes canciones tocó la guitarra acústica, eléctrica, el piano y en otras cantaba y bailaba a la perfección. Sus rolas no son algo que yo escucharía normalmente, pues no es mi estilo, pero de que se ve y se reconoce el talento y las tablas, la verdad si. Después salieron ya los hermanitos Jonáses y al ver que mi hermana estaba batallando para ver el escenario pues me la trepé en los hombros. Pasé con mi hermana encima de mi como medio concierto, ella gritaba y cantaba y se remolineaba y yo de repente sentía que me iba a dar un váguido. Si, si había más niñas encima de gente... pero niñas de 5 años en los hombros de sus PAPÁS, ¡no pubertas grandotas de 11 encima de sus hermanas de 20! Seguro era una imagen muy cagada para quien lo viera por fuera. La emoción de mi hermana lo valía todo.

En los momentos en que no estuvo encima de mis hombros o en mi espalda yo bailé y bailé junto con ella y wacha wacheaba sin ton ni son puesto que no me sé ni una rola pero había que hacer todo el show, yo estaba contenta por estar con mi hermana, porque ella lo estaba disfrutando y a eso le bailé. Una morrita de unos 12 años se nos acercó y nos preguntó si se podía quedar con nosotras, le dijimos que a huevo y muy emocionada se nos pegó y bailoteó con nosotras. Le pregunté que con quién venía, "con mi tío..." dijo apuntando hacia donde se encontraba el susodicho... recargado en los baños portátiles a punto de desfallecer de hueva y aburrimiento, ¡pobre chamaca! Ven, hay que hacer la faramalla completa, es culero ir con alguien que no se prende. El resto de la noche fue así, bailoteando, wacha-wacheando, subiendo y bajando a mi hermana de mis hombros y por mi parte, reconociendo que los morros la neta también tienen su chiste. No, no es el estilo de música que yo escucharía, pero también son morros con talento, mucha educación musical y letras que pues no nomás dicen "oh si baby, me gustas tanto, honey".

Me di cuenta que todos los que foreverean diciendo que la música está cada vez peor, que ya todo se hace por vender y que no hay talento, no se han puesto realmente a comparar. Mi generación fue la generación Boy band. Para ser Backstreet boy o N'sync boy no hacía falta nada más que estar carita, aprenderte una coreografía y hacer bonitas armonías, eso si era música muy pobre, esto no va por ahí. Los morros tocan todos varios instrumentos, escriben sus propias rolas, no son necesariamente caritas y en general, musicalmente hablando está mucho mejor que lo que se escuchaba en los 90's, así que mi manifiesto dice: no, la música NO va de mal en peor, ahora por lo menos tiene más sustancia y atención al talento que en mis infames -pero bien amados- 90's y esperemos que en la siguiente década mejore también.

Sobra decir que al día siguiente yo no me podía ni mover de dolor muscular, sentía ardientes piedras en mis hombros y cuello. Y lo volvería a hacer, mi hermana vale eso y mucho más. :)

Al que me juzgue por andar yendo a estas cosas, le hiede la cola. He dicho.

17 comentarios:

allizzia dijo...

Con que no vaya a creer su hermana que le latieron los Jonas y le quiera comprar sus discos para su cumpleaños.

Eso sí sería deprimente.

Ninja Peruano dijo...

Todo es justo y válido, pero debo aclarar que estos tipos NO tocan sus instrumentos ni componen sus letras.

Son como los Monkees, pero más blah.

rübber dijo...

Yo me acuerdo que en un programa sin cerebro le reclamaste al viejillo invesil porque le pedí una rola de los Jonas Brothers n_n la de Love Bug y la puso!

Besos Andreins!!

Aqui tu Respi, fiel lectorsete

Cobrinha Maine. dijo...

baby baby one more time!

haha, chido post muy entretenido :D
jajaj amo tu manera de escribir ^^

rifas reqeteharto! =D

Andreinski dijo...

Respi: claro, yo estaba bien prejuiciadota, por eso aquí mi confesión de las sorpresas que me llevé esa noche.

Ninja: claro que si, yo los vi con mis propios ojos tocar piano, guitarras y bajo.

Y el mediano es el que más escribe letras para los 3.

YoSabina dijo...

Jajaja.. ¡Qué padre regalo para tu hermana! Yo la neta no hubiese ido.. probablemente porque no tengo una hermanita menor que le guste... si no... me jodería.

YoSabina

Ninja Peruano dijo...

Ok, my bad entonces.
Ahora sé que no sabía nada, ja.

El_Wookie dijo...

se agradecen mucho tus aportaciones a la lengua hispana, sobre todo en expresiones como "al que me critique, le hiede la cola".

Esas son de las cosas por las que soy tu fans.

Anónimo dijo...

pues yo no se,
a mi me encanta tu boca
y daria muchas cosas por besarla

El Ser Supremo dijo...

Con esto solo se comprueba que tu hermana tiene una gran hermana, coincido con el wookie tu frase ultima esta genial

Rub dijo...

Sé mi hermana, anda. :)

Anónimo dijo...

Toda la lectura de este post era extraordinaria, hasta ese último comentario, de terrible mal gusto. Suerte bienaventurada.

Domingo dijo...

Debo aceptar que para llegar a tu blog primero pasé por tus ojos, el twitter me los presentó, tienes una linda mirada; después leí tu historia y me agradó lo que encontré.
Que valor para entrar a ese concierto.

D. Arcadio.

DINOBAT dijo...

Entretenido el blog, estuve un rato leyendo...y los Jonas pues...

Sizu Yantra dijo...

¿Por que ya no has escrito nada?
Espero nuevos post, escribes bien!

kyo-sama dijo...

jajajaja!!! Me encanto cuando dijiste que casi te daba el váguido!! jajaja!! muy entretenida anécdota!!

Por otra parte total quórum a que Emilio González Márquez chingue a su reputismima madre!!!

let_i dijo...

(20 años después. Hoy día los Jonas Brothers ya cobran 70 y más) Pues me emocioné leyendo, que te puedo decir. Siempre es emocionante ir a un concierto, y mi regla general es que sin excepción, te enamoras del solista/banda que vayas a ver aunque antes te fuera indiferente. He dicho