21 oct. 2009

El primero, el eterno.

Muchas veces he pensado en las relaciones que a lo largo de mi vida he tenido con el sexo opuesto. Desde amigos, pasando por familiares y hasta parejas. Mi historia no puede entenderse sin la pieza base, la pieza fundamental del hombre en mi vida: Tú. Lo quiera o no, siempre estás ahí, aún a kilómetros de distancia.

Mi dolor, mi rencor, mi preocupación, mi recordatorio de usar siempre suéter, de no salir a la calle con el pelo mojado, de voltear a ambos lados antes de cruzar la calle: tú.


Para seguir leyendo entra aquí:

http://www.ladies-room.com.mx/?p=1416



Miércoles de Andreinski en el Ladies' Room.

6 comentarios:

El Belo dijo...

Pues vamo pallá.

Con lo que posteaste aquí se queda uno intrigado.

Saludos.

Alegría Buendía dijo...

No me he escabullido a ladies room para terminar de leer lo que escribes aquí.

Pero mi mente divaga y se pregunta si hablas acerca de tu padre ( uy q formal ando hoy)

Cabrón Insensible dijo...

Para ser un buen padre, primero hay que ser un buen hijo, nadie es perfecto y cada quien es responsable de su propia vida, qué bueno que aprecies lo bueno que te han dado y reconozcas los defectos para trabajar sobre ellos, repararlos o compensarlos y no repetirlos, saludos.

AnaK dijo...

de mega hueva...

Rikky dijo...

aww que bonito :)

Alther Ego dijo...

ahhh pero como me gustan los textos asi...