18 jun. 2009

La pubertad no perdona...


(Julio - 2008)


Juar!

Ven y únete a Zapopan SWINGER!

Ese fue el título de un correo electrónico (oséase un iméils) que recibí el día de hoy.

En el cuerpo del mensaje venía un banner exquisitamente diseñado para atraer la atención de parejas intelectuales y openmains en busca de experimentación, diversión y... NOT!

Un montoncito de avatares con pitos erectos de diferentes colores y tamaños y un vistoso botón que decía "Haz clic aquí para unirte!"
Oh si, pérame tantito nomás echo una miada y ahí voy...

Prrrrt.

Lo más cagado es que por lo visto los miembros son puro cabrón feo y caliente desquehacerado que cree que así por fin cogerá con cachondas MILFS todos los días y será todo un campeón. Osea que parte de SWINGER no entienden, es para intercambiar PAREJAS, si tu única pareja es tu mano derecha, no puedes jugar! Lo que es la desesperación, hijos.

Total que el mensajito éste me dio harta risa pero también me puso a pensar en éso de la intercambiadera de pioresnadas y me di cuenta que tal vez no soy tan openmains como pensaba. Si, la idea de tener hartas tetas, manos y bocas por todos lados tibias y sudorosas suena excitante, como no... la cosa es que en mi cama, con la persona a quien amo, no puede haber otro par de tetas que no sean las mías (que son más que suficiente, además).

No puedo imaginarme a mi misma en el duroquetedoy con algún cabrón mientras a escasos centímetros está MI macho alfa tocando y besando a otra lagartona patasflacaschichisdegato u_u
De plano no. Alguna programación social en mi cerebro o instinto o yo no sé que, hasta hace que sienta fuego en el estómago nomás de imaginármelo.
Mi vato es mío nadamás! *cara de ardilla que protege con recelo su bellota*

Conozco a alguien bien chidito que junto con su esposa forman parte de una comunidad swinger y al parecer les va de perlas, lo mantienen como lo que es: puro sexo, y todo chingón, se aman y se adoran, y si yo no estuviera con alguien a quien amo, la escena de las miles tetas me parece formidable en verdad. Pero ya ven... ésto del amor es un escándalo, lo vuelve a uno posesivo, celoso y hasta monógamo... pero como lo disfruto ;)

17 jun. 2009

Vivir en el centro

(07/08/08 desde un departamento vacío y polvoriento en plena calle Hidalgo del centro de la cd. de Guadalajara)

Vivir en el centro es...
Arrullarse con el sonido de carros, camiones, motos y ambulancias toda la noche.
Es convivir con la mayor diversidad de personas.
Es encontrarse la más amplia gama de olores.
Es nunca saber el sexo de quienes caminan por las banquetas en las noche.
Es comida china... con hartos jalapeños.
Es escuchar a la sonora santanera todos los días a la misma hora.
Es piratería en cada esquina.
Es un bar cada dos.
Es asomar la cabeza por la ventana y ver las torres de catedral... y reír porque a la 3era vez que te asomas te das cuenta que irónicamente parecen cuernitos.
Es redefinir tu concepto de locura.
Es caminar.
Es el vestido más barato que has comprado en toda tu vida.
Es luz reflejada en charcos y en lentejuelas.
Es pisar pétalos por todo el mercado corona y aspirar el perfume de mil flores a la vez.
Es tifoidea en San Juan de Dios.
Es resignarte a dejar tu nombre para ser ''Güerita''.
Es un vendedor ambulante con los tennis rotos, sudor escurriente en la cara y una sonrisa permanente.
Es una calandria vieja y un niño embarcado en una nueva aventura.
Es una flor morada de plástico con rocío de silicón.
Es historia e historias.

Freikörperkultur

Hace dos días, motivada por el brillante sol veraniego y el tedio de un cuarto pequeño, decidí junto con CJ tomar las bicicletas y agarrar camino al lago Feldmochinger a tirarnos un rato en el pasto, mojarnos las patas, jugar cartas y ver tetas y nalgas embikinadas.

Así pues llegamos a dicho lago para darnos cuenta de que nuestra grandiosa idea había sido también la grandiosa idea de cuando menos mil ocho mil personas más. Parecía aquello acapulco en semana santa nomás que con gente más bonita juarjuar. Para encontrar un buen lugar había que rodear todo el lago y así lo hicimos... después de los primeros 200 mts. empezamos a notar con curiosidad que ahora toda la gente estaba encuerada, y por "gente" quiero decir en su mayoría viejecitos, así que durante buen rato anduvimos viendo señores con sus corbatitas y sus campanitas brincoteando y señoras con las tetas a 3 centímetros del piso. Un buen porcentaje de la orilla del lago estaba cubierto por éstos libres especímenes que jugaban volleyball, tiro al blanco, cartas, nadaban, asaban carne y todo ésto sin una sola prenda en el cuerpo... pero más importante sin una pizca de pudor.
Fenomenal.

Más que el hecho de que les está permitido, lo que más chingón me parece es que lo hagan... que no tengan reparo alguno en desnudar sus cuerpos maltratados por el tiempo y la gravedad, que no les importen las miradas de los demás, que sean ellos y literalmente ellos nada más; que no se averguencen de sus carnes ni de la vida reflejada en ellas.

Los veo y después de 3 segundos de una sonrisa de travesura/penita inevitable puesto que mexicana soy y en México nadie se encuera porque se lo lleva la tira o su madre le dice puta indecente y exhibicionista... una enorme admiración es lo que siento hacia esas personas. Dejar de necesitar esconderse tras la ropa para sentirse seguro, encontrar naturalidad y no morbo en un cuerpo desnudo requiere de mucha libertad... libertad que pocos encuentran. El resto seguimos siendo presos del prejuicio y la verguenza hereditaria.

14 jun. 2009

Te olvidé más de una vez.

Alguna humeante noche del 2005... o 6. Sólo la birjensita lo sabe.

Te olvidé más de una vez.
Tus ojos tienen su silencio, y mientras espiaba en tu recuerdo, te olvidé.
Al ver que no dependía ya de tus sentimientos, te olvidé.
Entonces fantaseaba con lo que alguna vez estuvo tan cerca que no pude tocar.
Por ti había ya creado ese mundo al que nunca tuviste la decencia de visitar y... ¿sabes algo?
Te olvidé.
Con toda la belleza y rapidez del mundo, te apagué.
Quien fue alguna vez prisionera de tus palabras y quien quedó enredada en el vacío de las mismas, te olvidó.

Te olvidé más de una vez.

Te aparté tan natural y lógicamente como la oscuridad que rechaza la luz.
La razón, la intuición, todo era correcto.
Porque si, olvidé tu cara, ya no podía verte, pero podía sentirte.
y si, claro, olvidé tu voz pero la cicatriz de tu eco no sanará.
Por supuesto que olvidé tus manos... pero mi piel palideció.
Olvidé tus brazos, pero mi cuerpo no encuentra ya su lugar y me pregunta por qué.
No puedo responderle, yo ya te olvidé.

10 jun. 2009

Naranja dulce, partida de madre.

29 de Agosto del 2008

Hoy camino al trabajo venía yo caminando por la banqueta grácilmente y al pasar por debajo de un naranjo: PUM, que me cae una naranjota en mi cabezota. (no, no se oyó hueco) Me dolió bastante pero decidí no prestarle mucha atención y seguí caminando mientras me sobaba la cabeza. A los diez pasos, enceguecí. Se me nubló la vista así nomás y me histericé. Grité y no sabía para donde voltearme o qué hacer y que me estampo contra un jodido poste... y que recupero la vista. O_O
Todavía confundida y maniatada logré enfocar; miré a todos lados y parecía que nadie se había dado cuenta... nadie excepto por una viejecita en su silla de ruedas que reía y reía a carcajadas con mi dramático suceso sin discreción alguna, burlándose abiertamente. Pasé a su lado y dije para mis adentros:

Por lo menos yo no tengo osteoporosis. Prrrt.

Borrón y cuenta nueva.

No es cierto, es la misma jodida cuenta pero le borré todo. Juar, juar, juar.

Nada en especial, éste es un blog destinado a ser un scrapbook sin orden de ideas, tiempo o color. Recopilaré tonterías del pasado, inventaré otras nuevas, y todo ésto con una sola mano mientras con la otra me tomo un chocomilk para crecer grande y fuerte.