17 jun. 2009

Freikörperkultur

Hace dos días, motivada por el brillante sol veraniego y el tedio de un cuarto pequeño, decidí junto con CJ tomar las bicicletas y agarrar camino al lago Feldmochinger a tirarnos un rato en el pasto, mojarnos las patas, jugar cartas y ver tetas y nalgas embikinadas.

Así pues llegamos a dicho lago para darnos cuenta de que nuestra grandiosa idea había sido también la grandiosa idea de cuando menos mil ocho mil personas más. Parecía aquello acapulco en semana santa nomás que con gente más bonita juarjuar. Para encontrar un buen lugar había que rodear todo el lago y así lo hicimos... después de los primeros 200 mts. empezamos a notar con curiosidad que ahora toda la gente estaba encuerada, y por "gente" quiero decir en su mayoría viejecitos, así que durante buen rato anduvimos viendo señores con sus corbatitas y sus campanitas brincoteando y señoras con las tetas a 3 centímetros del piso. Un buen porcentaje de la orilla del lago estaba cubierto por éstos libres especímenes que jugaban volleyball, tiro al blanco, cartas, nadaban, asaban carne y todo ésto sin una sola prenda en el cuerpo... pero más importante sin una pizca de pudor.
Fenomenal.

Más que el hecho de que les está permitido, lo que más chingón me parece es que lo hagan... que no tengan reparo alguno en desnudar sus cuerpos maltratados por el tiempo y la gravedad, que no les importen las miradas de los demás, que sean ellos y literalmente ellos nada más; que no se averguencen de sus carnes ni de la vida reflejada en ellas.

Los veo y después de 3 segundos de una sonrisa de travesura/penita inevitable puesto que mexicana soy y en México nadie se encuera porque se lo lleva la tira o su madre le dice puta indecente y exhibicionista... una enorme admiración es lo que siento hacia esas personas. Dejar de necesitar esconderse tras la ropa para sentirse seguro, encontrar naturalidad y no morbo en un cuerpo desnudo requiere de mucha libertad... libertad que pocos encuentran. El resto seguimos siendo presos del prejuicio y la verguenza hereditaria.

No hay comentarios: