14 jun. 2009

Te olvidé más de una vez.

Alguna humeante noche del 2005... o 6. Sólo la birjensita lo sabe.

Te olvidé más de una vez.
Tus ojos tienen su silencio, y mientras espiaba en tu recuerdo, te olvidé.
Al ver que no dependía ya de tus sentimientos, te olvidé.
Entonces fantaseaba con lo que alguna vez estuvo tan cerca que no pude tocar.
Por ti había ya creado ese mundo al que nunca tuviste la decencia de visitar y... ¿sabes algo?
Te olvidé.
Con toda la belleza y rapidez del mundo, te apagué.
Quien fue alguna vez prisionera de tus palabras y quien quedó enredada en el vacío de las mismas, te olvidó.

Te olvidé más de una vez.

Te aparté tan natural y lógicamente como la oscuridad que rechaza la luz.
La razón, la intuición, todo era correcto.
Porque si, olvidé tu cara, ya no podía verte, pero podía sentirte.
y si, claro, olvidé tu voz pero la cicatriz de tu eco no sanará.
Por supuesto que olvidé tus manos... pero mi piel palideció.
Olvidé tus brazos, pero mi cuerpo no encuentra ya su lugar y me pregunta por qué.
No puedo responderle, yo ya te olvidé.

1 comentario:

DrTopCat dijo...

Ingao... cero comentarios? ya ni chingan, cuanta falta de incultura
Besos maullados
DrTopCat