31 ago. 2009

Cadáveres y cosas mil.

Ayer fuimos mi macho y yo al Lilalu (festivalín para niños que se festeja en el parque Olímpico durante un mes del verano) y como era el último día la verdad no había mucho que ver pero siempre es agradable salir un rato y ver gente. Hablando de gente, nos encontramos a la super familia de los pelos feos; papá, mamá e hijo, todos con el mismo horroroso-estilo-buki corte de cabello y les tomamos una foto pero se las debo porque está en la compu de mi viejo.

Entre los puestos que podía usté encontrar, estaba el de un africano que a duras penas hablaba alemán, que le manejaba toda clase de discos de música africana y tenía todo su puesto decorado acá bien rasta-tribal-locochón y se movía con cadencia al ritmo de sus africanadas que ponía. Yo que tengo alma de negra nalgona (nomás el alma ; _ ;) pos luego luego me puse a ver qué tenía pa comprarme musiquita chidita pero estaba ligeramente caro. Le pregunté si no tenía nada de Ayub Ogada y me dijo que nel pero cuando me oyó hablar en español con mi viejo me dijo "Ah, tengo salsa, salsa!" y sacó el disco que había puesto pa poner su discazo de salsa... cual fue mi sorpresa cuando a todo volúmen empiezo a escuchar:

"Caaaarmen, se me perdió la cadeniiita, con el cristo de nazareno que tu me regalaste Caaarmen"

Juaaa y pa pronto no pude contener las ganas de mover el bote al ritmo de tan sabrosa rolita de la Sonora Dinamita.

Pícale aquí pa que la oigas

¿Qué cuando en la vida me había yo imaginado andar escuchando a la Sonora Dinamita en Alemania gracias a un africano? Adivinaron: nunca. Fue bien cagado y sabrosón (aunque suene contradictorio).

Me confieso bien fanS de la S-s-s-soonora Dinamita. (y del negro ecléctico).

*****************


Existe un divertidísimo juego que mi viejo y yo solemos jugar de vez en cuando en el tren o en los restaurantes mientras esperamos nuestros sagradísimos alimentos que se llama Cadáveres exquisitos. Dicho juego consiste en tomar una hoja de papel y empezar una historia, escribir dos renglones y el tercero dejarlo inconcluso con tan sólo una frase o un par de palabras; se doblan los primeros dos renglones hacia atrás y queda a la vista solo el renglón inconcluso para que la otra persona continúe la historia a como quiera y haga de nuevo lo mismo, escribir y doblar dejando solo un pedazo de renglón para que el interfeuto continúe.


Se hacen unas historias que le sacan a uno carcajadas muy poco discretas. Aquí les escaneé uno de los últimos que hicimos en l'Osteria mientras esperábamos las Super picsas y los super portavasos de señora feliz.


Púchale pa' hacerlo grande y rías al compás de la cadenita de Carmen.





Besos exquisitos!

7 comentarios:

Kelly Morgendorffer dijo...

ahhhh no inventes, la música de la sonora dinamitaaaaa en las Alemanias.... yo hubiera bailado cntigo.

Y buenisima la historia, me agrada el jueguito, me lo piratearé pa' cuando este aburrida =)

Anónimo dijo...

Cambia el nombre por Nacandreiski

¿Qué cara habrán hecho los alemanes al escuchar el tema de la cadenita?

Saludos desde Mazatlán

Polly Pocket dijo...

aaay yo también hubiera bailado y hasta le hubiera enseñado unos pasitos sabrosones al africano ese xD


que buenas historias Andreinsky =)

Fraga dijo...

Holaaaaa!!!
me encantó tu lenguaje floridísimo, el radio Descontrol y tus historias sabrosisimas...

date una vuelta por mi blo de cocolazos, a ver que te parexe.

abraxo!

Razo dijo...

ahhahahahahaha, a toda madre las historias XD

El Tipo dijo...

Mmmm... si es interesante ese juego que tienes con tu wey...

De hecho escribo en un blog donde habemos siete autores y realizamos una historia cada semana, precisamente de la manera en que nos expones. Date una vuelta y si más adelante se libera un espacio podríamos considerarte. Saludos!!
(checa mi perfil, es el blog de www.octavocapitulo.blogspot.com)

Guffo Caballero dijo...

Sigo esperando la foto de la familia Buki, snif.